Con hielo y una aceituna

vermutaceituna

Con hielo y una aceituna

Preparar un vermut es muy fácil por no decir simple, hay miles de manera y todas ellas son la mejor porque el vermut es un momento de relax, un momento para disfrutar con amigos donde las reglas no sirven y todo esta permitido.

Aunque hay que seguir unas pequeñas normas para que todo salga de 10.

En primer lugar debemos escoger el vermut que más nos gusta, cada marca tiene su particular receta combinando hierbas que hacen que esta bebida coja una personalidad única, más amargo, más dulce, mas seco, rojo, blanco etc…  

El segundo paso: como esta mejor con copa o con vaso?

Aquí cada uno es libre de escoger lo que más le guste, el vermut acepta cualquier tipo de vaso o copa.

Aunque si queremos hacerlo bien para el vermut rojo mejor los vasos cortos y para el blanco las copas tipo Martini.

Tercer paso:

El vermut se sirve muy  frío podemos poner hielo o tener la botella enfriándose en la nevera, el hielo nos diluye un poco la bebida pero creemos que es la mejor opción a  la hora de servir un buen vermut.

Aunque hay opiniones para todos los gustos y los más puristas prefieren el vermut muy frío y sin hielo.

Quinto paso:

Para acompañarlo es importante añadir una piel de naranja para el vermut rojo y un par de aceitunas. En el caso del blanco le añadiremos una piel de limón y par de  aceitunas.

Y el toque final un toque de sifón que hara que el vermut no sea tan fuerte. Aunque hemos de decir que solo esta delicioso.

Y ya para acabar de redondear necesitamos un buen maridaje para acompañar nuestro vermut y que mejor que unos berberechos, boquerones en vinagre, aceitunas, patatas fritas o unos frutos secos.

Aunque lo mejor es que cada uno sea su propio maestro a la hora de preparar el vermut.

Con hielo y una aceituna